Por qué somos EcoConsumidoras

¡SOMOS LO QUE COMEMOS Y EL ENTORNO ES LA CONSECUENCIA!

Las personas tenemos a nuestro alcance una herramienta fundamental de cambio social, el consumo.

Como consumidoras tenemos la oportunidad de tomar decisiones importantes sobre el entorno económico y social, y promover a través de nuestros patrones de compra un consumo crítico y responsable.

Ser consumidora crítica y responsable significa estar sensibilizada y preocupada por las repercusiones económicas, sociales y medioambientales que acompañan al acto de comprar y /o intercambiar bienes de consumo y servicios.

Este tipo de consumo implica cinco aspectos fundamentales:

  1. La reducción de nuestros niveles de consumo y fomento de la alimentación vegetariana como una opción ética, entre otras.
  2. La apertura de nuestro campo de acción a otros sectores locales y regionales diferentes de la alimentación: artesanía, cosmética, limpieza, servicios, etc., contribuyendo así a impulsar una economía alternativa.
  3. La búsqueda de información y formación sobre sectores determinantes para un cambio de modelo económico y social, tales como las energías renovables, banca ética, etc.
  4. El fomento de la colaboración con colectivos y personas del entorno local implicadas en cuestiones sociales, ecológicas y medioambientales.

——————————————————————-

En consecuencia cuando las personas que formamos este colectivo hablamos de  consumo responsable nos referimos a:

  • Considerar el impacto medio ambiental de los productos que compramos, valorando los procesos de producción, transporte, distribución, consumo y residuos.
  • Determinar la huella ecológica que determinados estilos de vida y consumo producen.
  • Relacionarnos con productores y cooperativas que respeten el medio ambiente y los derechos básicos de las y los trabajadores del sector.

——————————————————————-

También queremos señalar que apostamos por una alimentación sana y equilibrada.

A pesar de todos los avances sociales y técnicos, en contra de lo que se podría esperar, no se ha logrado una alimentación saludable, más bien al contrario, incluso la OMS (Organización Mundial de la Salud), afirma que la dieta en muchos países desarrollados se caracteriza por un exceso de alimentos ricos en grasas y azúcares refinados y una deficiencia de carbohidratos complejos, una dieta que no garantiza el aporte necesario de fibra y micronutrientes, y que abusa de la carne, considerada hoy como elemento de estatus económico.

——————————————————————-

Finalmente destacar que es necesario partir de la idea de que la alimentación no es simplemente un asunto de nutrición en términos de eficiencia o deficiencia, sino que es un acto cultural y social que pone en juego valores, creencias, símbolos, normas y representaciones sociales.

¡SOMOS LO QUE COMEMOS Y PODEMOS MODIFICAR EL ENTORNO!

Anuncios